domingo, 16 de agosto de 2009

FANTASMAS Y HECHOS SOBRENATURALES. Capítulo 1

EL ESPIRITISMO MODERNO: COMUNICACIÓN CON EL MÁS ALLÁ

Es quizá una de las interrogantes más inquietantes para el hombre: ¿Hay vida después de la muerte? ¿Es posible que una vez muerto, podamos regresar a este mundo y comunicarnos con nuestros seres queridos? Hablar del espiritismo, o del fenómeno paranormal como se le conoce en nuestros días, no es algo nuevo, viene desde nuestros ancestros.

En las sagradas escrituras –por ejemplo- se mencionan espíritus y posesiones diabólicas, lo que nos indica que superstición o no, éste es un fenómeno muy antiguo. En los evangelios de San Marcos (6,45-50) y San Lucas (24,36-39) se habla de cómo los apóstoles llegaron a confundir a Jesucristo con un fantasma cuando lo vieron caminar sobre el agua; o inclusive el mismo Jesús -cuando se les apareció a sus discípulos después de su resurrección- les deja en claro que no es un espíritu, sino de carne y hueso.

LOS INICIOS

Se le llama espiritismo al acto de entablar una conversación con los muertos. Esta práctica la iniciaron las hermanas Margaret y Kate Fox, en Estados Unidos en el año 1848. Un año antes, Andrew Jackson Davis publicó un libro llamado Revelaciones naturales divinas, donde habló ampliamente sobre el mundo de los espíritus. En él decía que el espíritu de cualquier persona puede permanecer vivo después de la muerte; algo totalmente novedoso y arriesgado para su época, pues nadie hablaba de estos temas.

Regresando al caso de las hermanas Fox, ellas presuntamente se comunicaban con un ser que habitaba en su casa por medio de golpes. Todo comenzó cuando llegaron a su nuevo hogar y, de repente, alguien las molestaba por las noches; se escuchaba que le pegaba a las paredes, a la mesa, hasta que perdieron el miedo y trataron de comunicarse con este ente. Un golpe significaba “sí” y dos “no”, así lograron hacer contacto.

Después fueron desarrollando esta técnica y elaboraron preguntas más sofisticadas. Cuando las hermanas Fox ganaron fama, gente de otros lugares recurrieron a ellas para tratar de comunicarse con sus difuntos. Para muchos este caso fue un fraude y, a pesar de que Margaret y Kate así lo aceptaron, tiempo después se descubrió en la casa de ellas la osamenta de una persona, la cual se entiende era quien las molestaba.

Al retirarse las hermanas Fox, aparecieron más mediums, pero éstos se dividían en dos tipos: mentalistas y físicos. Los mentalistas eran a base de la escritura automática, y los físicos pedían a los espíritus que se manifestaran moviendo sillas, o la misma mesa en donde estaban. Obviamente esto generó mucho farsante que preparaba todo para que en determinado momento, los objetos se cayeran y se escucharan sonidos extraños. Algunos –con el pie oculto por debajo de la mesa- hacían tocar campanitas, atribuyéndole este fenómeno al difunto.

Con la utilización de la tabla Ouija, se abrió otro aspecto importante en el espiritismo. Las personas que buscaban hacer contacto con un familiar fallecido, ya no requerían a un médium, sólo estar bien concentrado y esperar las respuestas. Esto, obviamente sigue hasta nuestros días....

(Capítulo uno y los demás en el libro FANTASMAS Y HECHOS SOBRENATURALES)