domingo, 10 de abril de 2011

LOS HOMBRES LOBO VISTOS POR LA CIENCIA (tomado del libro VAMPIROS Y HOMBRES LOBO, más allá de la imaginación)


(fragmento del capítulo siete) Así como el origen de los vampiros humanos puede ser explicado científicamente (no el hecho de que existan realmente, sino que algunas personas crean serlo) también los hombres lobo.


Durante el siglo XVIII y XIX en Europa, existieron muchos reportes de hombres lobo, aunque éstos son atribuidos al cornezuelo, un hongo que crece donde hay granos de centeno en temporadas húmedas. El cornezuelo provoca alucinaciones, paranoia, ataques de histeria y convulsiones; el famoso ácido LSD se deriva de éste. Por eso la gente al consumir este hongo involuntariamente, creía ver o ser un hombre lobo. Aunque esta explicación no es muy satisfactoria, ya que los reportes de hombres lobo han sido en todo el mundo y no sólo en el viejo continente; al igual en lugares donde no existe este alucinógeno.


Las enfermedades psiquiátricas tienen mayor cabida al momento de dar una explicación creíble de los hombres lobo, en especial la licantropía clínica, donde el enfermo cree transformarse en algún animal, en este caso en un lobo. Toda persona que no esté bien de sus facultades mentales, con ver una imagen que les impacte, adoptarán esa personalidad, o estarán convencidos de que es real. Las personas que se contagian de rabia, generalmente adoptaban la personalidad del animal que los ha infectado, lobos, perros o vampiros. Actúan violentamente y andan a gatas.


HIPERTRICOSIS


Este síndrome llamado Hipertricosis Universal Congénita, se le conoce vulgarmente como la enfermedad de los hombres lobo. Se le llama así por obvias razones; las personas que padecen este mal, están llenos de vello por todo el cuerpo. Pierden el aspecto humano, aunque su forma de actuar es el de una persona normal. El por qué no se cortan el vello es por protección, ya que su piel es muy sensible a la luz del sol, y podrían sufrir quemaduras.


Existen dos tipos de Hipertricosis, la Lanuginosa Congénita y el síndrome de Ambras. En el primero, -que sólo han existido 50 casos desde la Edad Media- los enfermos están cubiertos completamente –con excepción de las palmas de las manos y pies- por un vello muy largo, de 25 cm. En el síndrome de Ambras, la variante es que el vello es más grueso y, a diferencia del primero, éste crece para toda la vida.


Estas enfermedades son genéticas y se sabe muy poco de ellas. Las probabilidades de que los hijos de un enfermo de hipertricosis hereden este mal, es del 50%. Los que padecen hipertricosis tienen la misma calidad de vida que las personas normales, la diferencia es el exceso de vello.

No hay comentarios: