domingo, 24 de julio de 2011

LOS SONIDOS DEL INFIERNO


Los que practicamos la religión católica, sabemos que existe el cielo y el infierno, ¿Cierto? Pero no tenemos una evidencia de que en verdad existan; creemos por fe, pero, qué pasaría si se demostrara con evidencias reales que existe el infierno, ¿Tendríamos mayor temor de Dios? Tal vez, no lo sé. Prepárate a conocer la siguiente historia.

EL INFIERNO EXISTE

Éste es uno de los casos más famosos del mundo, y no es para menos, pues un hecho de esta naturaleza –la posibilidad de que se tenga una evidencia real sobre la existencia del infierno- no es cualquier cosa, aunque desgraciadamente no hay suficientes datos que puedan corroborarlo.

La noticia fue difundida por el diario filandés “Ammennusatia”, aunque los hechos no ocurrieron en ese país, sino en Rusia, específicamente en la península de Kola en Siberia Algunas personas que han atacado de fraudulento este caso, han afirmado que inclusive no existió ninguna excavación.

La excavación en realidad si existió, y hoy en día a esta obra se le conoce como el Pozo de Kola, o bien, y gracias a este incidente, como el Pozo del Infierno. El 24 de mayo de 1970, los geólogos rusos iniciaron las obras con el objetivo de llegar al manto terrestre; para esto, tendrían que perforar la corteza terrestre que tiene un espesor de 35 a 70 kilómetros. Tras 19 años de trabajo, sólo lograron excavar 14.4 kilómetros; las altas temperaturas que hay en la parte más profunda, les impidió seguir avanzando.

A continuación, fragmentos de la noticia:

“Un grupo geológico que perforó un agujero aproximadamente de 14.4 kilómetros de profundidad en la corteza de la Tierra, afirma que oyó gritos humanos. Los gritos son de las almas condenadas, en el agujero más profundo. Los aterrorizados científicos están asustados de haber permitido a las energías malvadas del Infierno, subir hasta la superficie terrestre. "La información que hemos reunido es tan sorprendente, que estamos sinceramente asustados sobre qué puede ser lo que encontremos allí abajo", dijo el Dr. Azzacov, encargado del proyecto en la lejana Siberia. Una sorpresa fue la alta temperatura que descubrieron. "Los cálculos indican que la temperatura era cercana a los 1,100 grados centígrados, o sobre los 2,000 grados Fahrenheit", precisó Azzacov. "Es más de lo que habíamos esperado. Es casi como un infierno de fuego, brutalmente encendido en el centro de la Tierra." "El descubrimiento último fue, sin embargo, el más impactante a nuestros oídos, tanto, que los científicos están sinceramente asustados de continuar con el proyecto. Intentamos escuchar los movimientos de la tierra y medir las dimensiones de la bolsa, en ciertos intervalos, con los micrófonos súper sensitivos que descendimos a través del agujero. Lo que oímos, cambió lo que los científicos lógicamente pensaban oír dentro de un temblor. Era a veces un débil, pero agudo sonido que pensamos provenía de nuestro equipo (de sonido)", explicó el Dr. Azzacov.


"Después de algunos ajustes comprendimos que el sonido venía, de hecho, del interior de la tierra. Apenas podíamos creer a nuestros oídos. Oímos una voz humana, gritando de dolor. Aun cuando una voz era perceptible, nosotros podíamos escuchar a millares, quizá millones, de almas sufrientes gritando en el fondo."


El Dr. Azzacov continuó: "El taladro comenzó repentinamente a rotar con violencia, indicando que habíamos alcanzado una bolsa o una caverna o un vacío grande. Los sensores de temperatura mostraron un aumento dramático en calor, a los 2,000 grados Fahrenheit." "Bajamos un micrófono diseñado para detectar los sonidos de los movimientos de la placa, abajo del eje. ¡Pero en vez de los movimientos de la placa oímos una voz humana que gritaba de dolor! Pensamos al principio que el sonido venía de nuestro equipo. Cuando hicimos ajustes, nuestras peores suspicacias fueron confirmadas. Los gritos no eran de un sólo ser humano, sino que ¡eran los gritos de millones de humanos!”


Hasta la fecha no se ha demostrado que los sonidos del infierno sean un fraude, aunque muchos


así lo aseguren apoyándose de las palabras del Papa Juan Pablo II donde habla del infierno como un estado en el alma. Por su parte, el actual Papa Benedicto XVI, dice que el infierno no es un lugar imaginario y que no está vació.

En fin, espero que este artículo nos haga reflexionar más, en caso de que sean católicos y, pues cambiemos un poco nuestra forma de ser. No es pecado comprar Paradero 69, pecado sería no hacerlo o robarla.


No hay comentarios: