domingo, 24 de junio de 2012

OTRA VISIÓN DEL CASO ROSWELL



Se han escrito decenas de artículos sobre el caso Roswell, tratando de demostrar que el 4 de julio de 1947 se estrelló una nave extraterrestre en Nuevo México, Estados Unidos. Las hipótesis y datos que varios investigadores han dado sobre el incidente Roswell, giran siempre en torno al Hangar 18 y a la campaña de desprestigio que hizo el ejército estadounidense para ocultar el hecho.


Sin embargo, en esta ocasión daré otra visión de este polémico caso que involucra a nuestro país; dando otros escenarios que hasta hoy habían pasado desapercibidos. No tengo la forma de demostrar lo que aquí presento pero, recurriendo a la lógica y uniendo los hechos, al final parecerían coherentes.

ROSWELL…UN PARTEAGUAS EN EL FENÓMENO OVNI 


Hay que recordar que el hecho que inauguró de forma oficial el fenómeno ovni a nivel mundial, ocurrió el 24 de junio de 1947, cuando el piloto aviador-agente de seguros, Keneth Arnold, tuvo un encuentro con nueve ovnis cuando sobrevolaba el monte Rainery en Washington, Estados Unidos.

Estos nueve ovnis no tenían la típica forma discoidal, sino que parecían “manta rayas”, además se dirigían de Norte a Sur. Diez días después, (tiempo suficiente para que estas naves se trasladaran de Washington a donde quisieran) ocurrió el accidente del ovni en Roswell. El 5 de julio, el granjero William MacBrazel, llevó al pueblo varios pedazos que estaban regados en su rancho, comenzando así la euforia por este incidente.

El por qué un ovni sobrevolada un pueblo poco habitado o interesante, a comparación de las grandes ciudades como New York o Washington, se debe a que en ese momento la base militar de Roswell estaba desarrollando el armamento más avanzado en el mundo. Las bombas V2 y demás armas nucleares, perfilaban a los Estados Unidos como el país con la tecnología más avanzada del planeta. 

De acuerdo a testigos del incidente Roswell, -militares especialmente- describieron al ovni en forma de manta raya. De esta manera se ligan dos hechos que ocurrieron a pocos días en el mismo país.

Si el objetivo de los “visitantes” era espiar lo que militares estadounidenses estaban haciendo, no iban a llegar en flotilla, intentarían pasar desapercibidos. En este caso, uno de esos nueve ovnis, sería el encargado de escudriñar la base militar de Roswell. .

MÉXICO CON RELACIÓN AL CASO ROSWELL

El 8 de julio de 1947, la noticia del ovni accidentado en Roswell le dio la vuelta al mundo, aunque cuatro horas después fue desmentida por el general Roger Ramey argumentando que los restos eran de un globo sonda. En México, el Heraldo de San Luis Potosí la informó de esta manera:

YA SE OBTUVO UN DISCO VOLADOR QUE TANTO HA INTRIGADO AL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS

Se trata de una materia como de estaño, ya está en estudio de los científicos norteamericanos

“Roswell, Nuevo México, 8 de julio (United Press) Oficina de inteligencia del 509, grupo de bombarderos de la base militar aérea local, reveló la posición de un disco volador el cual fue enviado inmediatamente a bordo de una súper fortaleza para que sea examinado detenidamente por los altos jefes del ejército” .

En la nota se dice además que el disco fue obtenido gracias a la colaboración del ranchero W. MacBrazel y del sheriff George Willson, los cuales dieron aviso al ejército por la rareza del caso. También se informa que los lugareños días antes, habían visto extrañas luces en el cielo. 

Al día siguiente de publicar esta noticia, en Phoenix Arizona, el periódico local Republic, presentó en sus planas que el 7 de julio, William Rhodes, fotografió a un ovni en forma de tacón de zapato sobrevolando a baja altura. (En realidad tiene forma de manta ralla. Phoenix y Nuevo México están pegados, no olviden este detalle que lo retomaré más adelante).  

Sin embargo, el dato más importante en todo este rompecabezas, es que en los primeros días de julio de 1947, en San Luis Potosí, México, un comerciante envió una carta al diario El Heraldo para informar la experiencia que vivió al lado de su esposa.

La carta estaba fechada el 10 de julio, y decía que cuando ellos regresaban por la noche de un viaje a Villa de Arriaga en su automóvil, el vehículo comenzó a fallarles, hasta que se detuvo. Eran las 11 de la noche y había luna llena, permitiendo un poco la visibilidad. El comerciante mientras revisaba el motor, escuchó un ruido como el de un misil; volteó hacia el cielo y vio pasar siete discos voladores, uno detrás del otro con dirección noroeste.

MI TEORÍA SOBRE EL CASO ROSWELL

Mi teoría es que de los nueve ovnis que vio Kennet Arnold aquel 24 de junio de 1947, uno de éstos fue el que se accidentó nueve días después en Roswell, Nuevo México. El hecho de que un ovni fuera visto sobrevolando a baja altura en Phoenix, Arizona, el 7 de julio              –tres días después del incidente Roswell- nos dice que esta nave, muy similar a la que vio Kennet Arnold, andaba buscando algo.

Los OVNIS no sobrevuelan tan abajo si no es porque están buscando algo, como fue el caso de Varginha en Brasil, donde un extraño ser fue capturado por el ejército y días después se vieron objetos no identificados sobrevolando la zona a baja altura. No son fortuitas tantas coincidencias. 

Y la que considero más importante, la de San Luis Potosí. Por desgracia no tenemos el testimonio completo del comerciante que aseguró ver la flotilla de siete ovnis. Pero si hubiéramos entrevistado a Keneth Arnold y a nuestro compatriota al mismo tiempo, seguramente hubieran coincidido en varios puntos, por ejemplo, en la forma de estas naves. Ésta es la primera vez en el mundo que se relacionan estos tres hechos de esta manera.

No hay comentarios: