jueves, 24 de abril de 2014

EL NAHUAL (relato de F. Guillén)

Mi tía me contó que ella y su esposo cuidaban un rancho, hace como unos quince años de esto. Una noche, los perros comenzaron a ladrar muy feo. El esposo de mi tía, al escuchar que los perros ladraban, salió a asomarse para ver qué era.

Como a diez metros de donde él estaba, vio que estaba un tipo perro pero que tenía el tamaño de un burro y que tenía las orejas muy paradas, muy largas. Él creyó que era un perro, y su esposa (mi tía) le decía que era un burro. Cuando el esposo de mi tía lo vio mejor, y se dio cuenta que era la mezcla como de los dos animales, le dio mucho miedo. Los perros le ladraban, pero no se le acercaban, sino que se echaban a correr.


Entonces este animal se les dejó ir hacia ellos y, mi tía y su esposo corrieron para meterse a la casa y cerraron a la puerta; ellos se asomaron por una ventana que tenía a un lado de la puerta, y vieron que este animal estaba enfrente de la puerta. Entonces el esposo de mi tía corrió por su rifle y regresó a la ventana para dispararle pero, como no estaba a modo, pues no le disparó pero, este animal al ver el rifle huyó.

No hay comentarios: