lunes, 29 de septiembre de 2014

EL ASTRONAUTA DE PALENQUE

En caso de que los mayas obtuvieran estos conocimientos por parte de alienígenas, la zona de Palenque, en el estado de Chiapas, pudo ser el punto de encuentro, veamos por qué. 

Palenque, fue un importante centro cultural, filosófico, científico y religioso. Las pirámides que ahí se encuentran sólo representan el diez por ciento, ya que las demás siguen ocultas.

Y fue en Palenque donde se halló la que podría ser la mayor evidencia de un contacto extraterrestre. El 15 de junio de 1952, el arqueólogo mexicano Alberto Ruz Lhuilier descubrió en el interior del templo de las inscripciones un sarcófago de piedra roja que guardaba los restos del rey Pacal

El interés que despertó este hallazgo en la ufología mundial se debió a la lápida, la cual  tiene una dimensión de 3 metros 80 centímetros de largo, por 2 metros 20 centímetros de ancho; con un peso aproximado de cuatro toneladas y media. 

Dicha losa sepulcral tiene tallada la figura de un hombre que parece tripular una nave espacial del tipo Mercury, propulsada por energía iónica o fotónica. Por lo anterior, se  le conoce como el astronauta de Palenque.

Por su parte, los arqueólogos dicen que esta losa representa el descenso del rey Pacal por el inframundo. En la cultura maya se consideraban tres mundos figurados de la siguiente forma:

El mundo de arriba, o llamado también el de los cielos, se halla en la parte superior de la lápida; representado por una criatura mitad pájaro y mitad serpiente sobre una cruz central. Esta figura simboliza el intermedio entre los cielos y la Tierra. La parte central o llamada de los vivos, se muestra por medio de un árbol sagrado con una serpiente de dos cabezas, cuyas fauces se halla el Dios llamarada y el Dios bufón

En la zona inferior, se muestra el inframundo o conocido también como el mundo de los muertos. El rey Pacal está sentado en el monstruo de la tierra con un sombrero de cuatro pétalos.

La conclusión de los arqueólogos no fue satisfactoria para los investigadores del fenómeno ovni, y menos cuando el ingeniero norteamericano de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, (NASA) Hugh Harleston, encontró aproximadamente 20 semejanzas entre la postura de la figura de piedra, a la de un astronauta real.

De hecho uno de los primeros en suponer que el rey Pacal era un extraterrestre, fue el ruso Alexander Kazantzev, quien dijo que seguramente en Palenque se había contactado con otro mundo. En 1966, los investigadores Guy Tarade y André Millou, ambos articulistas de la revista turinesa Clypeus, se unieron a esta hipótesis.

Pero sin duda el verdadero misterio que hay detrás del astronauta de Palenque es el mismo rey Pacal. De acuerdo a los jeroglíficos descifrados, se afirma que el rey falleció a los 80 años después de reinar por 68 primaveras.    

Sin embargo, los restos óseos encontrados en la tumba corresponden a una persona blanca entre los 40 a 50 años de edad; en vida, midió 20 centímetros más -un metro 73 centímetros- que la altura promedio de los mayas. Además -dato revelado por el experto en glifos de Calgary University de Canadá, David Kelley- el rey tenía un defecto genético en el dedo gordo del pie izquierdo.


Con estos datos queda comprobado que el rey Pacal era humano y no extraterrestre como lo afirmaban estos investigadores, pero la interrogante continúa: de dónde apareció y quién lo puso ahí. (Y al decir quién lo puso ahí, usted lo entenderá mejor cuando llegue al capítulo dos) 


Esta información fue extraída del libro OVNIS EN MÉXICO PUNTO DE ENCUENTRO. Si está interesado en comprarlo, escriba a: juanantonio207@hotmail.com (Envíos a todo México) 

No hay comentarios: